La Canción de la Semana #10: Birthday – Sugarcubes

Esta canción aparentemente nada tiene que ver con la maternidad, pero sí conmigo (ya que Sugarcubes, una de las primeras bandas de la cantante Björk, es de mis favoritas). Además la circunstancia de hoy también la requiere, porque es el cumpleaños de mi madre: La mujer que me parió hace ya 29 años. Así que esta preciosa canción-punky de cumpleaños es para ella. ¡Por muchos cumpleaños más, retirada de la civilización y arropada por la naturaleza que te rodea y que tú misma desprendes! Te quiero, mamá.

La canción de la semana #9: Tenía tanto que darte – Nena Daconte

Nena Daconte

Como ya os comenté por aquí, este fin de semana diferentes asociaciones celebran actos paralelos en Madrid, Barcelona y Alicante en recuerdo de los bebés no nacidos o fallecidos al poco de nacer.

Mañana, En Madrid (Plaza de Oriente) tendré el honor de cantar una de mis canciones («Nuestro Lugar») compuestas para el momento y acompañar a mi amiga Sol en su tema «Nubes Doradas», pero además cantaremos un tema reconocible por todxs. Se trata de esta canción de Nena Daconte que, según la banda, habla sobre la decisión de quedarse con los momentos buenos de una relación que se ha terminado. Sin embargo, sin que ellos lo pretendieran, mucha gente pensará en sus bebés-estrella al escucharla ¿No os parece? Os dejo la versión acústica y más abajo la letra.

TENÍA TANTO QUE DARTE
(Nena Daconte)

Prometo guardarte en el fondo de mi corazón 
Prometo acordarme siempre de aquel raro diciembre 
Prometo encender en tu día especial una vela 
y soplarla por ti… 
Prometo no olvidarlo nunca 

Tenia tanto que darte 
Tantas cosas que contarte 
Tenia tanto amor, 
guardado para ti… 

Tenia tanto que darte 
Tantas cosas que contarte 
Tenia tanto amor, 
guardado para ti… 

Camino despacio pensando volver hacia atrás, 
No puedo en la vida las cosas suceden no más… 
Aún pregunto que parte de tu destino se quedó conmigo, 
Pregunto que parte se quedo por el camino 

Tenia tanto que darte 
Tantas cosas que contarte 
Tenia tanto amor, 
guardado para ti… 

Tenia tanto que darte 
Tantas cosas que contarte 
Tenia tanto amor, 
guardado para ti… 

Tenia tanto que a veces maldigo mi suerte.. 
A veces la maldigo… 
Por no seguir contigo… 

Tenia tanto que darte 
Tantas cosas que contarte 
Tenia tanto amor, 
guardado para ti… 

Tenia tanto que darte 
Tantas cosas que contarte 
Tenia tanto amor, 
guardado para ti…

La Canción de la Semana #8: Mi primera palabra – Rayden con Sharif y Fyahbwoy

Un género que no hemos tocado en el blog es el rap, y anda que no hay canciones con letras preciosas… Una de ellas es ésta de Rayden (David Martínez Álvarez), que también canta a mamá en este tema titulado «Mi primera palabra» junto a Sharif y Fyahbwoy. A mí se me erizan todos los pelos del cuerpo, vaya… Espero que os guste. ¡Feliz fin de semana!

MI PRIMERA PALABRA
Rayden con Sharif y Fyahbwoy

[Rayden]
A la mujer que me otorgó la vida,
A quien me tuvo en su barriga y trajo esta familia,
A mi primer amiga y medica de cabecera,
Yo tu hijo, tú el cobijo que me protegió de todo lo que hay fuera,
Quien me dijo “tú hazme caso y todo te irá bien”,
Lo hice y ahora mírame, ver para creer,
La que me bañó en mil caricias y sé con abrazos,
Curó mis heridas con besos en su regazo,
Eres el espejo dónde mirarme,
Porque más que carne y huesos, más que mi carne,
La familia no se elije, esa es la única constante,
Pero ni por todo el oro del globo querría cambiarte,
Dicen que solo hay una, y a mi me vale,
Porque no habrá nadie que me quiera como tú, ninguna,
Tanta locura desde la cuna y hasta las canas,
Como la luz de luna me alumbras, como las hadas,
Confiaste en mí cuando dedos me señalaban,
Y perdonaste cuando el resto sentenciaba,
Celebraste cada paso que daba,
Cada logro como el triunfo del fruto de tus entrañas,
Mi primera palabra va dedicada a la primera dama,
Mi ángel de la guarda y maná,
La palabra más hermosa que haya sido pronunciada,
Y escuchada por el hombre y no es otra que “mamá”

[Estribillo]
[Swan Fyahbwoy]
 
Vivo el presente que he sigo,
Porque me diste el motivo para alejar lo malo,
Estar en paz conmigo y ahora salto del cariño que me has dado, Quiero cambiar el destino, mirarte siendo un anciano,
Para acabar de niño camino en tu latido,
Hasta el final de mi camino de tu mano,

[Sharif]
Para mi madre por lo bueno, por lo malo,
Por demostrarme que el amor es un regalo,
Por la palabra y el orgullo de la sangre,
Por el simple milagro del beso que mata el hambre,
Ella me enseñó a andar de frente,
A no fingir y sentir si el alma siente,
A no mentir cuando todo el mundo miente,
A mirar siempre a los ojos cuando hablo con la gente,
Me dijo “hijo se valiente, valiente que aquí la vida es cruel”,
”Que no te engañe una fachada reluciente,
Que lo único que importa está debajo de la piel” y,
Y si la vida viene y no hace confesiones,
Mamá me dijo “hijo has de estar dispuesto,
A echarle más cojones que el resto,
A poner el corazón en cada palabra de tu texto”,
Y tu palabra fue mi escuela,
Mi centinela, el viento de mi vela,
De ahí aprendí a defender a mi familia y a mi nombre,
Y a siempre comportarme como un hombre,
Yo soy la fruta del manzano, tu el artesano de la noche y de la calma,
Forma del alma de mis hermanos,
Tú eres la alfarera, yo tan solo barro entre tus manos,

[Estribillo]
[Swan Fyahbwoy]

Vivo el presente que he sigo,
Porque me diste el motivo para alejar lo malo,
Estar en paz conmigo y ahora salto del cariño que me has dado, Quiero cambiar el destino, mirarte siendo un anciano,
Para acabar de niño camino en tu latido,
Hasta el final de mi camino de tu mano,

[Swan Fyahbwoy]
Ser lo que eres, ver lo que sabes,
¿Quién te hace hacer volar como las aves?,
Darte la luz, siempre la paz,
Siempre a podido ver lo que tu vales,
Siempre por ti, para lo bueno y pa’ lo malo,
Te trajo a la vida y ese es el mejor regalo,
Una mirada tan divina, pura medicina,
Haberme criado en tu regazo, -youh,
Te dió todo lo que vales,
Te aconsejó bien en este mundo de chakales,
Sólo te dió amor y otras cosas fundamentales,
Y alza la sabiduría contra tus rivales,
Yo crecí solo, con las paredes mantuve monólogos,
No quede loco, no mamá yo lo controlo, no,
Se como mama, pero me he partido el lomo,
Y desde el día en el que tu te fuiste el sueño no me domo, no,
Vivo de pico, lo recuerdo monocromo,
Cosas que pasaron lo dejo, no lo retomo,
Todo paso pero no sé por qué ni cómo,
No supe ni reaccionar, -nouh,
Mejor cuidar lo que tienes,
Nada quedará, te marcharás como vienes,
Sólo te diré, cosas que soy, sufrí,
Mamá yo lo doy todo por ti, -ou

La canción de la semana #7: Canción de despedida – Cantando A Mamá

Como os prometí en la entrada ¿Cómo superar la ansiedad de separación? (1ª Entrega), hoy os traigo una canción que inventé como ritual de despedida en nuestro arduo periodo de adaptación a la escuela infantil. Por lo que he leído, aplicar una rutina diaria y personal a las despedidas reduce y mucho la ansiedad de separación, porque el bebé sabe lo que ocurrirá tras ella y encajará mejor el adiós. Como siempre digo, esto no es un dogma, pero quizás pueda ser un recurso más a utilizar, para ver qué sucede en vuestro caso.

Nuestro ritual personal es esta sencilla canción que hacemos nuestra cada mañana al despedirnos:

CANCIÓN DE DESPEDIDA

Yo te miro, tú me miras. Un abrazo fuerte.
Aunque estemos separadas yo te quiero siempre.
Todos mis besitos yo los dejo en tus mofletes,
guárdalos contigo para que te den suerte,
los quiero de vuelta cuando vuelva a recogerte.

¡Adiós, mi vida!

La letra está escogida específicamente para el momento:

  • Importante mantener el contacto físico y la mirada para explicarle lo que ocurrirá «Yo te miro, tú me miras. Un abrazo fuerte».
  • Que nunca olviden que siempre les queremos estemos donde estemos «Aunque estemos separadas yo te quiero siempre.»
  • Dejar un objeto mágico de seguridad al niñx «Todos mis besitos yo los dejo en tus mofletes, guárdalos contigo para que te den suerte»
  • Que sean conscientes de que nos vamos para volver «los quiero de vuelta cuando vuelva a recogerte.»

Espero que os guste y si la queréis aplicar con vuestrxs hijxs, es vuestra: tomadla, cambiadle la letra o no, la melodía, añadir matices que enriquezcan vuestra intimidad… ¡lo que se os ocurra!

No os perdáis la segunda entrega del post que publicaré el lunes, para comenzar la semana con ideas nuevas sobre el tema. ¡Ánimo, familias, conseguiremos superar esta etapa!

La canción de la semana #6: Mi columpio – Marwan

Marwan

Si hay una canción sobre la maternidad que me emociona, fortalece, empodera y me hace llorar como la más puérperas de las puérperas es ésta del cantautor Marwan. Y es que no hay nada más precioso que un hijo dedicándole una canción a su madre, escribiéndole un «te quiero» detrás de otro en la partitura y convirtiendo su relación en melodía. Él se la dedica a la suya pero, poniéndome en el lugar de hija, siento que cada palabra casa con los sentimientos que tengo yo hacia la mía, y poniéndome en el lugar de madre se me erizan todos los pelos del cuerpo al pensar que algún día mi hija pueda sentir lo mismo.

Así que ahí os dejo al enigmático Marwan con su tema de amor «Mi columpio». ¡Disfrutad del fin de semana!

MI COLUMPIO
(MARWAN)

Tuve mi casa en tu sujetador
y me hice un columpio con tu falda.
Le diste cuerda a mi corazón,
lo cogiste en brazos, lo bañaste en calma.

Tú siempre sacaste a mi ilusión de su coma profundo,
hoy voy a echarle arena a los relojes para estar más tiempo juntos.

Tus ojos son dos faros de mar
y tus manos mi salida de emergencia
y esta canción es para explicar
que yo te amaré hasta cuando no te entienda.

Traes tantas semillas en tu boca que al besarme nacen flores,
¿cómo explicar que no se hablar de mi sin pronunciar tu nombre?

(ESTRIBILLO)

Tú eres el otro sol, el que más hace falta,
tú eres un salvavidas y a la vez eres el agua
y la felicidad es verte andar por casa,
todas esas arrugas que la risa hizo en tu cara.
Madre, siempre habrá, estemos donde estemos,
una gran línea recta entre tu cuerpo y mi cuerpo.

Dame la mano y escúchame:
ven conmigo cuando estés desencontrada
que ahora me toca a mi devolver
tus abrazos cuando el mar me dio la espalda.

Madre, me parezco tanto a ti que a veces cargas con mis miedos
y te siento tan parte de mi que toco el Mundo con tus dedos.

(ESTRIBILLO)

Si tú te caes me rompo yo, de mis heridas sangras tú,
abrázame que luego uno se arrepiente.
A veces miro alrededor y veo que hay tan poca luz
que sólo quiero estar de vuelta hacia tu vientre.

(ESTRIBILLO)

La canción de la semana #5: Amiina – Seoul

Esta canción la escuché de casualidad, estando yo embarazada, porque alguien la compartió en twitter para dar las buenas noches en su timeline y para mí fue un mantra más en aquella época. La escuchaba en la bañera mientras notaba a mi hija moverse bajo la piel de mi abultado vientre… y me transmitía una paz, felicidad y seguridad que sólo algunas canciones consiguen. Escuchándola sentía que nada malo nos sucedería jamás a ninguna de las dos. Así que la canción de hoy va dedicada especialmente a todas esas mamás que leen el blog y están en su última etapa de embarazo, asaltadas por miedos y miles de dudas con respecto al parto.

Déjate envolver por Amiina y su tema Seoul, para acunaros a ti y tu criatura en este primer viernes de septiembre…

La canción de la semana #4 – Después De (Rosa Zaragoza)

Rosa Zaragoza

Rosa Zaragoza

Hoy os acerco una canción que me encanta cantar a mi hija al despertar. La escuché por primera vez durante el embarazo, cuando cayó en mis manos este maravilloso disco de Rosa Zaragoza: Nacer, Renacer (Néixer, Renéixer), y ya imaginaba cómo sería compartir los días con mi niña. La canción cuenta la jornada completa de un/a bebé o niñx cualquiera y me gusta tantísimo porque muestra la relación de apego seguro que sienten lxs bebés felices. Nuestros hijos son seres autónomos y capaces, con personalidades únicas que poco a poco descubrirán el mundo que les rodea si tienen la certeza de que estaremos ahí siempre que lo necesiten.

Aquí os dejo el enlace a la canción y la letra:

DESPUÉS DE
(Rosa Zaragoza – Néixer, Renéixer)

Al despertar, mamar.
Después de mamar, reír.
Después de reír, cantar.
Después de cantar, comer.
Después de comer, jugar.
Después de jugar, brincar.
Después de brincar, volar.
Después de volar, caer.
Después de caer, llorar.
Después de llorar, charlar.
Después de charlar, correr.
Después de correr, parar.
Después de parar, mecer.
Después de mecer, dormir…

…Después de dormir, soñar. 

 

La Canción de la Semana #3 – Aina (Cantando A Mamá)

Antes de ser madre, fui tía y también cantaba canciones. De vez en cuando cogía la guitarra y surgían de mi cabeza letras y melodías cuando compartía momentos con mi familia. Así que un día, en el verano de 2009, mientras mi sobrina Aina jugaba a descubrir sus manos y pies en el porche de la casa de mis padres, escribí esta canción:

Imagen de Pajarito Pinzón

Imagen de Pajarito Pinzón

AINA

Miro el cielo azul aquí, en el campo,
juego con mi pie y encuentro una mano.
¡Qué interesante éste papel que me he encontrado!
Sigo el ritmo que estás cantando.

No sé… difícil para mí decir que soy feliz sin hablar.

Me divierto con mirar a cualquier perro.
Juego otra vez con tu rizo del pelo.
¡Qué fresquita el agua en el chalet de los abuelos!
¡Qué bonito es el botón de tu chaleco!

No sé hablar, pero da igual: mi mami entiende bien lo que yo quiero

Me lo paso yo muy bien con mucha gente.
Me duele la boca otra vez ¡ya tengo otro diente!

No sé… qué raro es aprender la vida en general…

…Me gusta ese color…

…¡Qué nueva sensación!…

La canción de la semana #2 – Por Palestina

¡Qué suerte no ser una madre palestina,
ni una madre siria, ni una madre afgana,
ni una madre kurda,
ni una madre del cuerno de África!

Qué suerte no tener que sostener
la muerte de mi hijo en mis brazos…
ese pequeño cuerpo
que se ha muerto sin más,
de hambre, de sed,desangrado,
atravesado, zas, por una bala!

¡Qué suerte no tener que abrazar a mi hijo muerto
mientras mis ojos se resecan, lentamente,
de dolor, de impotencia, de rabia contenida!

¡Qué suerte no tener que sortear cada día
el rostro enjuto y oscuro de la Parca,
y regalarle, esconderle, ocultarle
los rostros malditos de mis hijos,
que han nacido donde nada importan,
donde nada valen, donde nada son…!

Qué suerte, me repito cada día, qué suerte,
mientras mis hijos, tranquilos, duermen su infancia merecida.

Marisa Peña.
Poema publicado en el libro colectivo «Indignhadas»
de Unaria Ediciones

10408772_700302886684599_4416152678171659120_n

Este viernes cantamos en el blog por el pueblo más resistente, por lxs niñxs de Gaza y sus infancias robadas, por los padres que portan pañuelos al cuello para recoger sus gritos de dolor, por lxs jóvenes que se levantan tras la caída del compañero y se relevan en la carrera por su bandera…

…y por esas madres que ahogan sus lágrimas de sangre en los campos de refugiados porque jamás verán a sus hijxs crecer…

Todxs somos palestinxs.

¡Acabemos de una vez con el genocidio! Aquí os dejo algunas peticiones para poder firmar a través de internet para que esta masacre deje de repetirse una y otra vez en el tiempo.

Nueva sección: La canción de la semana #1, Teardrop (Massive Attack)

Hola a todxs:

He decidido abrir una sección nueva dentro del blog para que no exista una semana sin canciones. Para ello, cada viernes publicaré «la canción de la semana». Será un tema dedicado a mamá, como siempre. Canciones que escuchaba durante el embarazo, que me emocionaron y empoderaron, canciones que le canté a mi hija o que cantamos juntas ahora también, canciones de amor… no sé, lo que surja.

Así que para abrir sección, este viernes he escogido una canción de un grupo buenísimo que a mí me pone mucho: Massive Attack. El tema se titula Teardrop (lágrima) y la he elegido porque tiene una melodía preciosa y el vídeo es digno de ver. En él aparece un bebé intraútero que sigue el ritmo de la canción e incluso canta moviendo sus finos labios, flotando entre el líquido amniótico. Ve movimiento fuera, luces que le hacen taparse el rostro… Reconozco que es un vídeo antiguo que cuando lo vi me dio bastante impresión pero ahora me encanta, jejeje.

Que la disfrutéis y ¡feliz viernes!