Quiero un parto en casa pero no puedo costearmelo

All rights reserved http://www.lindseykliewer.com/

All rights reserved http://www.lindseykliewer.com/

¿Te ves reflejada?

Hoy en día en España, el parto domiciliario es una opción que pueden elegir solo algunas mujeres: las que pueden pagárselo.

En otros países europeos, la opción de parto en casa está cubierta por el seguro público y en ellos, las mujeres (todas) son libres de elegir realmente dónde parir.

En España contratar un parto en casa oscila entre los 800 y los 3000 euros, dependiendo del equipo que te asista y/o la comunidad autónoma en la que vivas. Por ello, muchas mujeres sacrifican su deseo para optar por opciones intermedias contratando sólo la dilatación en casa, o asistiendo a algún hospital con protocolos hospitalarios más ajustados a las recomendaciones de la Estrategia de Atención al Parto normal.

Otras en cambio, a pesar de no disponer de recursos económicos en el momento del parto optan por recaudar el dinero poco a poco. (Hay nueves meses para conseguirlo).

Aquí os dejo algunas ideas para inspirar a las madres que elijan intentarlo:

  • Si alguien te pregunta qué quiere el bebé, contesta “quiere nacer en casa”. A veces los familiares y amigos quieren sentirse partícipes de tu alegría colaborando con la compra del carrito, la cuna, la beñera… e infinidad de cachivaches que realmente vas a usar muuuuuy poco tiempo y quizás es mejor que esas cosas las heredes o las cojas prestadas y los familiares y amigos colaboren en el fondo para tu parto en casa. Puedes ofrecer un nº de cuenta (como en las bodas) y pedir sólo dinero para este fin.
  • Organiza un Blessingway. Una ceremonia prenatal puede ser una opción estupenda para reunir a tus amigas, a tus hermanas, a tu círculo de mujeres más cercanas y generar buena energía para el parto. En la misma ceremonia, o mejor  aún, unos días antes, expresa tu profundo deseo de parir en casa y las dificultades económicas por las que estás pasando. Hazte con un recipiente bonito o que tenga un significado especial para ti y recibe en él cualquier ayuda económica por poca que sea, ese día.

Otra opción es, si la embarazada no eres tú sino una amiga que sabes que no podrá costearse su deseado parto en casa, que organices un blessingway para ella, convocando previamente a las mujeres y recaudando el dinero para dárselo como sorpresa ese día. Advierto que el chute de oxitocina ante tanta alegría puede provocar el parto ;)

  • Organiza un sorteo. Mi amiga Sol Muñoz ha inventado una ingeniosa idea para recaudar el dinero. Ha creado un evento en facebook en el que sortea numerosos premios a los que optar por un mínimo de 4€. Se aceptan donativos igualmente pero la idea es ofrecer algo a cambio y de esta forma devolver el favor. Os animo a participar hasta el 7 de enero de 2016 porque hay premios chulísimos, entre ellos un disco Theta de Cantando A Mamá.
  • Negocia con el equipo que va a asistir el parto. Existen equipos y equipos, como en todo en esta vida, y muchos son sensibles a la situación en España en cuanto a las opciones de parto por lo que ofrecen opciones de financiación interesantes o incluso llegan a aceptar una rebaja según el caso.

Y ya por último os aconsejo PEDIR, sin miedo, sin pensar en el qué dirán. “Si no pides no sé qué necesitas”. Así que no tengáis miedo a pedir. La mayoría de las veces las personas que tienes al rededor agradecen saber qué es lo que quieres y si pueden ¡te ayudarán!

Buen día y buenos partos

…Y el Amor nació

Ayer a las 7.25h nació mi tercer sobrino; el primer varón de la familia.

Fue un parto respetado, en el hogar de sus hermanas y donde la madre se sintió acogida por los acompañantes y el equipo profesional que eligió. Un parto rápido, intenso, doloroso y placentero, duro e imparable según palabras de mi hermana.

El pequeño Hari (que así es como se llama) nació mirando al pubis de su madre (al cielo, como decía la matrona) y él sólo rotó entero al sacar la cabeza para salir. Un chico bien listo, sí señor.

Mi hermana parió de pie, apoyando los brazos en la cama de su dormitorio y ella misma lo acogió entre sus brazos para sacarlo y ponerlo piel con piel sobre su pecho.

Hari nació bajo la atenta mirada de su hermana mayor que no quiso perderse ese momento mágico y más tarde fue ella quien cortó el cordón que lo unía a su madre. La hermana mediana festejó con su risa infinita la llegada de su hermano.

¡Qué alegría poder contarlo! ¡Qué feliz me hace escribir esta entrada! No os lo podéis imaginar. Este niño viene a sanar una etapa difícil, viene a poner paz al hogar y sobre todo está lleno de amor, como su nombre…

…y como el amor impregna el aire, os dejo aquí esta canción kundalini para que cantéis conmigo en nombre de mi sobrino Hari.