Blessingway: Una ceremonia prenatal para mi hermana querida

Hace unos días tuve el honor de asistir al Blessingway de mi hermana, o lo que es lo mismo, su ceremonia de bendición para el parto. No tenía muy claro si compartir todo lo que allí se vivió públicamente y le pregunté directamente. Me dijo que sí, así que allá voy:

Un Blessingway no es más que una ceremonia prenatal en la que la mujer embarazada reúne a su círculo de mujeres más íntimo o con el que tiene mayor conexión y crear así un clima de energía positivo para el futuro parto. Tenéis mucha más información aquí.

En el caso de mi hermana, reunió a mujeres muy dispares, desde amigas de la infancia y mujeres de su familia hasta personas muy significativas para ella que compartieron breves momentos de su vida. Muchas de nosotras no nos conocíamos, pero todas sentimos que teníamos que estar allí y la conexión se creó desde el minuto uno. Tras recibir una preciosa invitación ilustrada por ella misma, supimos que la ceremonia sería un domingo por la mañana en su casa y se pidió expresamente que las asistentes vinieran sin hijxs, así que dejé a la pequeña Zoe con su abuelo que hizo un trabajo de niñero excelente (como era de esperar); y que trajera cada una, una cuenta de collar.

invitación blessingway

Mi hermana me pidió con antelación que hiciera las veces de “maestra de ceremonias” así que intenté unos días antes ordenar en mi cabeza todo lo que tenía mi hermana en la suya y que me supo transmitir muy bien. La ceremonia se dividiría en cinco partes o deseos para el pequeño Hari a punto de nacer y cada una tendría su ritual específico:

Hari, espero que:

  1. No tengas miedo de…
  2. Nunca olvides a…
  3. Aprendas…
  4. Respetes…
  5. Ames…

Para cada ritual necesitábamos materiales específicos, y la noche anterior ayudé a mi hermana para tenerlo todo a punto. Los colocamos en orden de intervención según la parte en la que nos encontráramos y el tenerlos todos a la vista quedó muy bonito y misterioso.

materiales

En el suelo dibujamos con velas rojas un corazón del que brotaban en espiral velas de color blanco. (Más tarde descubriréis el significado de tanta vela junta). Rodeamos la espiral con cojines sobre esterillas en el suelo y encima de cada cojín elaboramos a mano unas preciosas coronas de hiedra para cada una de las mujeres que acompañarían a mi hermana ese día.
IMG_4880

Cuando llegaron todas las convocadas comenzamos la ceremonia. Nos sentamos en círculo y para entrar en materia hicimos la relajación del útero que propone Mónica Felipe-Larralde y tras ella, empezaron las presentaciones. Para ello utilizamos la cinta de color granate que aparece en la foto de los materiales y mientras nos presentábamos, cada una se enrollaba  en la muñeca la cinta y se colocaba la corona. Al terminar pasaba el ovillo a la siguiente y así sucesívamente de forma que al final habíamos tejido entre todas una red. Pasé unas tijeras para que cortáramos los enlaces y cada una se anudara su pulsera de unión.

Una tarde, pasado el evento, una de nosotras colgó una foto de su pulsera en el grupo de WhatsApp y todas respondimos con las nuestra. Fue emocionante. Aquí os dejo una muestra:

 8234fd5b62c69920cdac4d1106218c6eaa0d05f3d55bfadf0e1e277b8185b217deb48b3abc50cea613658a7293a44eabe21ed6f3ec3d0940fde09c44bcbd1ce1ec0c71f59e6f145804f524618deac170 eeb45274a0b763bdcda26693d98259d8

Y comenzaron los rituales:

  1. El primer punto o deseo para el futuro nacido era “Espero que no tengas miedo de…”. A mi hermana se le ocurrió que podríamos escribir cada una con rotulador plateado o dorado en una piedra oscura un miedo nuestro que querríamos evitar para Hari. Así que nos pusimos a ello. Al terminar, salimos a la parcela para enterrar las piedras bajo un olivo. La sensación fue liberadora porque enterramos (literalmente) nuestros miedos.piedras-miedos
  2. El segundo, bajo el deseo “Espero que no olvides…”, fue elegido para recordar a los bebés no nacidos, a esos seres de luz que sabemos que nos acompañarán siempre. Para ello, Sira pensó en que cada una talláramos el nombre de un bebé no nacido con un punzón en un palito de madera. Mientras esto ocurría sonaba de fondo ese quejido de canción la muerte cuando esperas vida de Rosa Zaragoza. Os podéis imaginar la carga emocional del momento. Después, cada una ató al palito un cascabel y más tarde salimos para colgarlos de las ramas de un árbol; así, cuando el viento sople, se harán presentes cada uno de ellos con el sonido del cascabel.
  3. Con el tercer ritual se pretendía que Hari aprendiera algo que nos hubiera gustado aprender a nosotras o que con el tiempo hemos visto que es un aprendizaje útil y necesario. Así que, con el deseo “Espero que aprendas…”, se escogió para cada una un pedazo de tela con un agujero en uno de los extremos. En ella escribimos un aprendizaje para nosotras vital y después salimos a colgarlo del mismo árbol que los palitos. El resultado final parecía una instalación de arte moderno. Quedó precioso.ÁrbolAprovechamos aquí para hacer un descanso, tomar unos zumos, ir al servicio y ¿por qué no? hablar un rato y conocernos mejor. (Yo aproveché para llamar a mi padre y conocer detalles de la pelirroja, que curiosamente estaba dormida desde prácticamente el inicio del Blessingway). Tras el parón, continuaron los rituales ceremoniales:
  4. El deseo número cuatro tenía como enunciado “Espero que respetes…”. En esta ocasión se honró al cuerpo, “Hari, esperamos que respetes tu cuerpo, como templo que recoge tu alma.”. Extendimos una tela blanca de 3 X 3 en el suelo del porche y con la ayuda de ceras de colores dibujamos todas al tiempo sobre ella. Hizo un día soleado de invierno maravilloso para pintar al aire libre.
    IMG_4884
    Mientras esto ocurría, mi hermana entró de nuevo en la casa y preparó el momento más emotivo (en mi opinión) del día. Cuando la tela quedó multicolor y tras hacer en ella un gran corte en el centro, pasamos todas de nuevo al salón y allí nos encontramos un recipiente lleno de agua en el que flotaban flores y una silla en frente. 88fa253177387c8cd65da71ee574d1bfMi hermana entonces, dijo en voz alta: “Hari, esperamos que respetes tu origen, tu sangre, de dónde vienes. Y para honrar tu linaje, lavaré los pies de la madre que me parió” y tras esa frase se dispuso a lavarle los pies a mi madre. Mientras esto sucedía, de fondo se escuchaba Mi Columpio de Marwan (toda una Oda a la figura de la madre). 921ff85423fc6b0922bb1445a3823405IMG_4888
  5. Tras la llorera colectiva llegó el último rito del día bajo el enunciado “Espero que ames…”. Mi hermana se sentó sobre un taburete en el interior del corazón hecho con velas y habló con su bebé. Le dijo que a pesar de las circunstancias en las que se encuentran, él era un hijo del amor sin dudarlo; “Hari es uno de los nombres de Vishnu, el relativo al amor. Es mi hijo, le amo y espero que ame la belleza de la vida tanto como su madre”. Tras esta introducción, cada una de nosotras nos acercamos a ella y le ofrecimos nuestra cuenta de collar, que poco a poco ella fue engarzando en un cordón de cuero color marrón. Conforme llegábamos al interior de la espiral debíamos encender una de las velas blancas que la conformaban, darle la cuenta y recibir a cambio una de las velas rojas del corazón con el fin de, llegado el momento del parto, encenderla en casa para aunar energías. IMG_4887Al acabar, mi hermana se colgó el collar con todas las cuentas engarzadas al cuello y rodeamos entre todas la espiral. “Grabemos este momento en nuestras mentes y volvamos a él el día del parto de Hari, encendamos la velita y creemos de nuevo este círculo de protección con nuestra energía”.Yo tenía un último regalo para mi hermana y mi sobrino a punto de nacer: una canción para el momento. La compuse unos días antes sin dificultad, brotó de mí la melodía y la letra como si fuera algo que no se podía decir de otra manera más que cantando. Aquí os dejo la letra y la música:

CANCIÓN PARA EL NACIMIENTO DE HARI

Siente el fuego naraja.
Mira el cielo azul.
Surge el miedo violeta.
Sigue tu corazón.

Rom-ba, rom-ba, rom-ba, rom-ba
Hari vive en ti.
Rom-ba, rom-ba, rom-ba, rom-ba
Vas a poder parir.

Tiende una mano abierta
justo en frente de ti.
Cúbrela con la mía
y respira feliz.

El futuro no existe.
El pasado se fue.
El presente es la fuente
que hoy bendice tu ser.

Rom-ba, rom-ba, rom-ba, rom-ba
Hari viene hacia ti.
Rom-ba, rom-ba, rom-ba, rom-ba
y tú ya sabes parir.

Y la luna en el cielo
llena todo de luz.
Silba suave la brisa.
Ahora es todo quietud.

El momento se acerca.
Aquí todo está bien.
Con los brazos abiertos
mami espera tu piel.

Rom-ba, rom-ba, rom-ba, rom-ba
Hari vino a ti.
Rom-ba, rom-ba, rom-ba, rom-ba
En un parto feliz.

Feliz

Tras escuchar la canción salimos todas a la calle y atravesamos la tela pintada, que representaba el cuerpo. Todas renacimos de alguna manera esa mañana de domingo. Gracias, hermana.

Espero que este maravilloso encuentro os inspire como futuras mamás para vuestras ceremonias prenatales. ¿Alguna se anima a contarnos su experiencia?

Si te ha gustado, ¡Comparte!

22 pensamientos en “Blessingway: Una ceremonia prenatal para mi hermana querida

  1. Me he emocionado al leer esta entrada… Una ceremonia preciosa que sin duda ha emperrado a Sira. Mi bendición para Hari y para Sira. Os dejo mi mantra: “te espero, te recibo, te amo”.

    Un gran abrazo de luz!!!.

  2. Oh, Bea,
    Muchisimas gracias por compartir esta experienci divina!!! Me he emocionado mucho…. y aun sigo, escuchando el amor tan profundo que trasmiten tus palabras, abrazadas a la melodia.

    No sabia que Sira iba a ser mami de nuevo, por favor, mandal todos mis buenos deseos!!!

    No conocia esta ceremonia… seguro tan magica como sanadora para todas!

    La magia del corazon… del espitiru… del amor!

  3. Qué hermoso!! Desconocía esta ceremonia y me hubiera gustado hacerla, aunque de algún modo todas las mujeres hacemos algo parecido cuando estamos en la recta final…sobrecogimiento y reflexión, conexión con nosotras aunque sea a solas. Lo más común es conectarnos con nuestra madre.
    Yo hice la relajación del útero y siempre veía a mi bebé sonreír y así es, un bebé que no para de sonreír y reír a carcajadas…
    Hermosa canción Beatriz, muy hermosa, un regalo para tu hermana y tu sobrino que sin duda tuvo que emocionar y siempre lo hará. Y tu voz, que es preciosa…

    Un abrazo

    • Tegala, ya me has hablado alguna vez de esa conexión tan especial con tu bebé, tanto in-útero como el su exterogestación. Me parece maravilloso.

      Realmente ésta fue la propuesta elegida por mi hermana, pero cada mujer puede hacer en su blessingway lo que quiera. Y sí, coincido contigo en que a casi todas nos pasa que en la recta final nos da por mirar hacia dentro, conectar con nosotras misma y con nuestros bebés. Es un momento mágico esa dulce espera…

      Un fuerte abrazo surcando el mar, hasta Lanzarote, Tegala.

    • Mónica, admiro tu trabajo muchísimo ¡Qué honor que comentes en mi blog! Practico cuando puedo la relajación del útero porque me parece una forma maravillosa de conectar y amar esa parte de mi cuerpo que a base de represión encubierta tengo tristemente abandonada. Me ayuda a ser consciente y darle el lugar que merece, y siento que la creatividad y el deseo florecen en mi tras la relajación. ¡Me encanta! No se me ocurrió una manera mejor de conectar a ese grupo de mujeres (desconocidas muchas entre sí) y de conectarnos con nosotras mismas cada una, que utilizando este recurso de tu importante investigación. La verdad es que fue un regalo. Gracias una vez más.

  4. ¡Qué lindo relato! Llegué aquí buscando algo especial para la celebración de mi hermana. Le quedan pocas semanas para dar a luz y quiero que sea especial. Gracias por compartir tu linda vivencia. ¡Bendiciones!

  5. Pingback: Ceremonia Prenatal – mamífera

  6. Estoy tan emocionada!! Estoy buscando ideas para organizar el Blessingway de mi hermana <3 Muchas gracias por compartir tanto amor. Y la canción, no bueno lloro y lloro de alegría. HERMOSÍSIMA <3 Te abrazo
    MaryNe

  7. Excelente, muchas gracias por compartir esa hermosa experiencia, da muchas ideas para preparar nuestras ceremonias, veo que pensaron en cada detalle con mucho amor y energía, la canción es hermosa inevitable llorar de alegría, llega al corazón, ese nombre es hermoso “Hari”, inspira vida, hasta me inspira colocárselo a mi baby porque no es común y su significado es hermoso, además estoy buscando una combinación con David. Nada más placentero de tener un buen argumento en la puesta de un nombre y en este caso es saber de ustedes, de la energía proyectada y buenas ideas para resignificar la maternidad como debe ser. De nuevo mil gracias

    • Aleyda, me alegro que te haya sido útil este post y si finalmente decides llamar a tu bebé Hari, deseo que esta canción te acompañe en los momentos previos al parto y te transmita toda mi buena energía. Un abrazo.

  8. Infinitas gracias por compartir ese bello momento. Me hubiera encantado poder regalarle algo así a mi hna ya que las dos estamos embarazadas con una semana de diferencia. Lástima que vivimos taaan lejos una de otra. Hermoso. Las felicito.
    Dani de Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>