La primavera, para mí, empieza el 6 de abril.

Hace cuatro años, a esta hora, miraba a mi hija a los ojos por primera vez. Y por primera vez aparecía un sol radiante en el cielo tras muchos días de lluvia. Del mismo modo otro sol redondo y caliente me invadió a mí también mientras la oxitocina galopaba por mis venas, mientras te sostenía por primera vez entre mis brazos y admiraba cada pliegue de piel, cada pelo, ese antifaz de vérnix caseosa que hacía resbalar tu cuerpo sobre el mío…

La primavera llegó ese día a nuestra casa. La vida eclosionó en esos cinco metros cuadrados con una fuerza inolvidable. Fue un inicio de vida impaciente e imparable. Como tú.

Anoche quisiste dormir “en la cama grande”, con papá y mamá. De algún modo has querido amanecer hoy en la misma cama donde aterrizaste aquel 6 de abril, trayendo contigo de algún lugar desconocido toda esa alegría y fuerza. Trajiste toda la primavera contigo. Eres tan poderosa, hija…

¡Gracias por venir y revolucionar nuestras vidas!

21082016-_DSC9541

Foto de Andrea Irles

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Calidad de vida

Si hay algo casi mas dañino que la culpa en la maternidad y crianza, creo que es la generalización. Hoy se comenta por todos lados las declaraciones de una mujer muy mediática, que ha sido recientemente madre de mellizos y ha escrito un libro en el que asegura que ‘tener hijos es perder calidad de vida’. Una afirmación muy generalizada para una experiencia concreta (la suya) en la cual se basa otra generalización: “Hay un relato único de la maternidad como un estado idílico, que no coincide con la realidad y estigmatiza a las mujeres”.

Yo me pregunto si esta mujer tiene apoyo. Y no me refiero al apoyo de su familia o al apoyo de su pareja. Me refiero a una red maternal con la que debatir sobre estos temas, llorar, reír, compartir el agotamiento extremo, o escribirse a través de mensajes de whatsapps a las 5 de la madrugada. Porque no existe para nada un relato único de la maternidad, y menos un relato idílico. No por lo menos en la red donde yo me muevo y me consta que muchas mujeres. Lejos de juzgar su opinión, la valido y reconozco que la maternidad es muy bruta, diría que en mi experiencia lo más bruto que viviré jamas (y solo tengo una niña), pero no me atrevería a generalizar mi experiencia.

Luego está el tema de perder o no calidad de vida. Esto es igual de personal, empezando por qué es calidad de vida para cada cual. En mi caso creo que he cambiado la percepción de lo que es calidad de vida para mí. Antes de tener hijos pensaba que calidad de vida era estabilidad laboral, una casa confortable a la que llegar tras una jornada de trabajo y una buena cena con mi pareja mientras veíamos una peli cómodamente. Ahora, para mí, calidad de vida es tener tiempo. Tan básico como eso. Y ese tiempo pasarlo con mi hija. Claro que necesito tiempo para mí, y lo busco y lo encuentro. Eso también lo tenía antes de ser madre. Pero nunca imaginé lo que podría disfrutar saltando charcos con ella, o acurrucándome a su cuerpecito bajo el edredón antes de irme a trabajar cada mañana y observar cómo duerme, o mirando con detenimiento un reguero de hormigas que afanosas llevan ramas y hojas diminutas a su hormiguero, o haciendo un castillo de arena a la orilla del mar, o haciendo una guerra de cosquillas… Todo esto, también es calidad de vida para mí y cada vez más.

Creo que la maternidad necesita de unos cuidados extra hacia la madre que pocas veces se llevan a cabo (estoy generalizando ahora yo, jijiji). Es cierto que para que una madre pueda disfrutar de la calidad que la vida le ofrece en esta nueva etapa, necesita de personas que acompañen esa calidad:

Una mujer no puede meterse en la bañera con su hijo de año y medio y jugar a salpicarse o contar cuentos acuáticos si no hay alguien haciendo la cena para todos tras el baño. No puede irse a saltar charcos con su niña de 4 años si no hay alguien haciendo la compra de la semana. No puede dormir aprovechando una siesta mañanera de su bebé de 5 meses tras una noche de insomnio si tiene que ir a trabajar fuera de casa porque en este país no existen políticas enfocadas al cuidado que permitan permisos de maternidad más amplios…

Ya cansa un poco el discurso de “la madre arrepentida”. Entiendo que es una moda como otra cualquiera. Resulta que ahora, muchas mujeres están diciendo que su vida se ha visto destrozada por la llegada de sus criaturas. ¡Ni que hubieran parido a Donald Trump! Por favor, por respeto a la infancia y sobre todo por respeto a nosotras mismas y nuestra transformación como mujeres cíclicas y cambiantes veo injusto que se reniegue de los hijos e hijas de la forma en la que se está haciendo.

Hay mujeres que deciden no ser madres y otras que deciden tener 12 hijxs. Perfecto. Pero dejemos de generalizar, la maternidad esto, la maternidad lo otro… me aburro, de verdad.

Qué diferente sería si cada una tuviéramos la confianza de hablar desde las entrañas sobre nuestra experiencia sin generalizar, sin juicios ni auto juicios, con la libertad de encontrar al otro lado simplemente a alguien dispuesto a escuchar sin espectativas. Y desde luego, encontrar el espacio merecido para disfrutar de una vida de calidad. Esta foto que mi amiga Andrea Irles me hizo en Bulgaria resume la mía:

21082016-_DSC9611

Foto de Andrea Irles

 

Si te ha gustado, ¡Comparte!

El año del autocoñocimiento

No es un error del corrector de texto. Habéis leído bien: autocoñocimiento. De hecho el corrector quiere cambiar la Ñ por la N, como si el coño fuera algo innombrable o como si no tuviéramos derecho las mujeres a auto conocernos en el aspecto físico-mental-emocional que nos dé la gana en el momento que nos dé la gana. Porque tras la maternidad, ahora que mi hija tiene casi cuatro y no tengo intención a corto-medio plazo volver a embarazarme, me apetece adentrarme en mi mundo cíclico menstrual y aprender de mí, mirarme lejos, profundo, y conectar de nuevo conmigo en toda mi esencia.

Pues eso, este año promete en cuanto a explorar la sombraluz que habita bajo mis bragas, un viaje sin retorno en el que me daré de la mano a mí misma para caminar acompañada y profundizar en mi cuerpo de mujer, cambiante, cíclica, sangrante y creativo. Para ello me he hecho con un arsenal de material inspirador que me guiará y ayudará a autocoñocerme:

  • Acabo de terminar de leer el valiente libro de Erika Irusta, ”Diario de un cuerpo” y llevo llorando desde ayer. Un libro que ahonda en las entrañas de una mujer cíclica como yo, tejido desde las entrañas, las mismas de las que, en mi caso, nació “Theta” y las que están jugando un papel principal en el proceso del segundo disco de cantando a mamá. Me ha emocionado La Verdad con la que escupe las palabras elegidas en cada página y la generosidad de esta mujer al abrirse en canal y servirnos (a las lectoras) su herida abierta en bandeja. ¿Ahora que hago yo con todo esto, Erika? Pues, como adelantabas en las últimas páginas, tu herida ha abierto otra en mí y solo puedo ya ungir mis dedos en ella para encontrar la forma de supurarla y sanar… En eso estoy. En eso emplearé las horas de este año 2017. Me he suscrito a su programa educativo Soy1Soy4 para enterarme la primera de cuando quede alguna plaza y unirme así a la comunidad online.

diario_800

 

  • Los reyes de las noches mágicas también me dejaron la Agenda Menstrual de Loreto Contreras Herrera, de la cual llevo detrás varios años y por fin está en mis manos. He decidido usarla a modo de “diario de (este) cuerpo” y seguiré algunas pautas que E. Irusta aconseja en su libro a la hora de hacer un seguimiento de tu ciclo.
  • Otro regalo bonito e inspirador que he recibido estas navidades ha sido “VULVAS” de Laura Serradilla. Un cuaderno de dibujo para adultxs, en el que aparecen mandalas que parecen representar vulvas. En palabras de la autora “Ofrecer imágenes simbólicas que no estén prefijadas bajo estereotipos heteropatriarcales, y generar nuestro propio discurso visual, nos hará más libres para conquistar nuestro cuerpo y relacionarnos con él”. :)

  • Este fin de semana me embarco en un viaje de autoconocimiento importante gracias al Taller de Re-evolución Femenina que imparten la ilustradora superchiflante Raquel Riba Rossy (creadora del personaje de cómic Lola de Vendetta) y los coaches Ana Cascales y Sebastián Trujillo, en Madrid. El programa promete y estoy deseando que llegue el sábado para re-evolucionar.

15591652_942151339217785_1136400511690964009_o

 

  • Y para terminar, ayer me llegó una joya (en todos los sentidos de la palabra): un collar de plata totalmente artesano, con forma de molécula de oxitocina. Ainhoa Urdiales Rossi es la artesana, ArteManos su sello y Espacio Vida el núcleo que facilita su distribución desde la isla de Las Palmas a todo el mundo. La oxitocina es la hormona del amor y el placer por excelencia, responsable de las contracciones uterinas durante el orgasmo, el parto y la fase menstrual, y de la eyección de la leche durante la lactancia materna. Además es una hormona presente en el cuerpo de las mujeres en momentos de puro placer mental y creativo. Colgará de mi cuello en muchos momentos del año, especialmente en cada concierto. Fijaos y veréis…

Oxitocina

 

Espero que todas estas cositas os sirvan de inspiración como me servirán a mí y os animo a adentraros en el viaje al autoconocimiento, que diga, autocoñocimiento (puto corrector).

 

 

 

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Próximo concierto en la IV Jornada de Crianza Respetuosa, Maternidad y Paternidad

nueva-imagen

Un año más, Rivas Vaciamadrid, organiza una jornada muy especial en noviembre. Mes en el que esta localidad celebra la aprobación de la “Convención sobre los derechos del niño”. El ayuntamiento de Rivas desde hace tres años lleva conmemorando este hito con la organización de actividades durante todo el mes que giran en torno a los derechos de la infancia y que llaman “La Infancia por Derecho”. Os dejo el programa completo de actividades aquí.

Y este año, como ya sucedió otra vez, Cantando a mamá ofrecerá un concierto gratis para las familias que así lo quieran, el sábado 26 de noviembre, a las 17:00h en su ya conocida IV Jornada de Crianza Respetuosa, Maternidad y Paternidad.

Además del concierto, habrá muchas otras actividades de interés el mismo día, como las conferencias del neuropsicólogo y psicoterapeuta Álvaro Bilbao que hablará sobre la salud cerebral para padres e hijos y de la autora canadiense del libro “Educar en el asombro” Catherine L’Ecuyer (las cuales no me pienso perder), así como la iniciativa “madres al micro” donde 6 mujeres hablarán sobre su experiencia de maternidad. Además habrá opción de practicar yoga-pilates gracias a Lilipeq Ocio en Familia y de conocer el reciente Espacio Ubuntú de crianza.

Este año, además, hay algunas novedades destacadas como traducción simultánea para personas con discapacidad auditiva y descuentos por segundo participante.

Las inscripciones online a la jornada comenzaron ayer mismo, domingo 6 de noviembre. Podéis acceder desde el siguiente enlace https://inscripciones.rivasciudad.es/inscripcion-a-la-4a-jornada-crianza-respetuosa/

Creo que puede merecer mucho la pena, por eso no quería dejar de informaros.

Aquí os dejo el programa completo, y para quien quiera sentir mi abrazo sonoro, nos vemos el sábado 26.

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Nuestras películas favoritas para ver en familia (con personajes protagonistas pelirrojas)

Cuando imaginaba a mi hija (antes de quedarme embarazada incluso) nunca le hubiera pintado el pelo naranja. Conocía los escasos casos de mi familia extensa con este gen pero nunca pensé que yo lo heredaría (aunque no se manifiesta) y mucho menos que mi descendencia fuera pelirroja. Pero así es. Y ¡me encanta! No lo puedo negar.

He leído infinidad de historias acerca de lxs pelirrojxs: que si son más sensibles al dolor por calor o frío; que desarrollan su propia vitamina D sin necesidad de exposición solar; que a diferencia de la mayoría de las personas, necesitan alrededor de un 20% extra de anestesia para una intervención quirúrgica… desde luego son especiales y poco frecuentes (2,1% en todo el mundo) Por eso muchas películas eligen este color de pelo para sus protagonistas.

Y sin darnos cuenta, en casa, tenemos una serie de películas favoritas con personajes femeninos pelirrojos y protagonistas que nos requetechiflan. Aquí van algunas de la lista:

  1. PONYO EN EL ACANTILADO

Esta preciosa película de animación del genio Hayao Miyazaki nos tiene enamoradas. Digamos que es la versión rebelde de “la sirenita” de Disney. Así que si queréis una alternativa a esa película no dejéis de ver ésta. La protagonista es una niña pez que escapa de las profundidades del mar para vivir junto a su amigo Sosuke. Ella misma descubre que tiene poder para adoptar la forma que quiera (niña o pez). Nos encanta porque por un lado Ponyo toma sus propias decisiones y por otro Sosuke ama a su amiga en cualquiera de sus formas. Además la felicidad de la protagonista desemboca un tsunami lo cual es perfecto para abordar las emociones brutas y puras de nuestros hijos. El resto de personajes son geniales también, desde la madre de Sosuke, Lisa, una mujer independiente, fuerte y que transmite una crianza basada en la confianza hacia su hijo; pasando por el padre de Ponyo, un hombre que renunció a su especie tras enamorarse de la diosa del mar y que dedica su vida a mejorar la calidad del agua; hasta las ancianas de la residencia donde trabaja Lisa, las cuales adoran a Sosuke y viven una vida contemplativa y respetada.

ponyo

  1. BRAVE INDOMABLE

Este clásico de Disney nos tiene el corazón dividido. Por un lado el personaje de la princesa Brave nos mola, se hace dueña de su destino y evita un casamiento forzoso. Además le gusta vivir libre, cabalgar hasta el anochecer y deshacerse de todas las ataduras que supone su principado. El pelo de la princesa es tan rebelde como ella misma y se enreda en millones de bucles rojos sin fin. Sin embargo la moraleja de la peli hace que creamos a Brave culpable de la maldición que sufre su madre por no atender a sus exigencias precisamente y por privarla de libertad. Con lo cual… en casa dejamos de ver la película. Además a Zoe le da mucho miedo cuando la madre se convierte en oso (lógicamente). Aun así el tema principal nos chifla y lo cantamos de vez en cuando.

  1. LOS NIÑOS LOBO

Nos encanta. El cine de animación japonés es maravilloso. Sus tiempos, sus planos, el tratado de las emociones… Nos sorprende además que en esta peli se abordan temas como el unschooling, el porteo ergonómico, el parto en casa, la búsqueda de identidad, la maternidad agotadora y realista, el respeto hacia las decisiones de los hijos e hijas y el duelo. Es una película maravillosa en la que una humana se enamora de un hombre lobo y tienen dos preciosos niños lobo. La niña, Yuki, podemos decir que tiene el pelo caoba así que la aceptamos como pelirroja. Jijijii Y desde luego es protagonista, ya que es ella misma la que narra la historia de su madre y la forma en la que los crió a ella y a su hermano Ame. Absolutamente imperdible. Un apunte: la canción final en los créditos es una nana con un texto delicioso, que en nuestra casa cantamos en un perfecto japonés ;)

ninos-lobo

  1. EL SECRETO DEL LIBRO DE KELLS

Esta película tiene un personaje protagonista pelirrojo, pero esta vez masculino: Brendan. Se trata de un niño monje de 12 años que vive en una abadía fortificada (Kells) y ayuda al hermano Aidan a terminar un excepcional libro de miniaturas para lo cual dispone de un talento increíble. A pesar de la oposición de su tío, para poder acabar el libro, escapa de la abadía y vive enormes aventuras. En el camino encuentra al hada Aisling, dueña del bosque y ayudanta indispensable para la misión de Brendan. Esta película nos gusta porque habla de afrontar nuestros miedos, de confiar en nuestro talento y habilidades por mucho que nos digan lo contrario y luchar por nuestros sueños. Además es de una estética impecable e hipnótica gracias a sus trazos simétricos y en forma de mandala.

  1. SHREK

Hablamos de la primera entrega. No es de nuestras favoritas, pero le tenemos un cariño especial porque fue la primera película que Zoe vio de principio a fin y en un cine pequeño muy especial. Aunque aquí el protagonista es un ogro con la autoestima dañada, incapaz de relacionarse con los demás,  al cual le han arrebatado su vida tranquila y solitaria; el personaje pelirrojo que nos interesa es la princesa Fiona. Por el día es la típica princesa de cuento y por la noche se convierte en un ogro. No conoce cuál es su verdadero aspecto y nos molesta un poco que sólo pueda saberse si recibe un beso de amor verdadero. Es una película que rompe con infinidad de tópicos de los cuentos de hadas, sin embargo éste lo perpetúan (…) En cualquier caso nos gusta que Fiona, incluso en su aspecto diurno, es una princesa fuera de lo común. Finalmente descubrimos que es un ogro, al igual que Shrek y deciden vivir una vida juntos en la “agradable” ciénaga.

  1. WILLOW

Reconozco que esta película todavía no la hemos visto en familia. Es la única de la lista que no es de animación y además forma parte de mi archivo juvenil de los 90’. La mítica cinta de Ron Howard cuenta la historia de un aprendiz de mago en una aparente acogedora y tranquila aldea, hasta que sus hijos encuentran a un bebé flotando en el río. Este bebé resulta ser la princesa (pelirroja) Elora Danan, la que según la profecía acabará con la malvada Reina Bavmorda. Para proteger la aldea, Willow, acompañado de un grupo de guerreros trazará el mítico “el viaje del héroe” y conseguirá encontrar una familia humana para la princesa. Nos encanta que sea una preciosa bebita pelirroja la que revolucione las vidas del resto de personajes. Al fin y al cabo, esto mismo hizo Zoe con las nuestras.

via GIPHY

Espero que os haya gustado nuestra lista. ¿Conocéis alguna otra película genial para ver en familia? Me encantará ampliar el repertorio.

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016

Me encanta esta semana del año. La Semana Mundial de la Lactancia Materna es una manifestación tan reivindicativa de nuestro cuerpo de mujeres… Nada puede competir con este “súper poder” nuestro de fabricar leche. Así de simple, no hay alimento más idóneo para nuestras criaturas ni acción más anti sistema que dar la teta.

Sin embrago a mí me pilla esta semana en un momento de despedida de lactancia. Mi hija y yo estamos transitando un periodo de destete parcial en el que las tomas se reducen a día de hoy a un abrazo de leche nocturno, hasta coger el sueño y alguna que otra pequeña toma a media noche. Una lactancia que como muchxs sabéis por el blog y las canciones o porque habéis compartido esos momentos conmigo, que no siempre fue placentera. Tuvo dificultades en sus comienzos, dolor, frustración, angustia, lágrimas… pero poco a poco y gracias a mujeres sabias que me rodearon, a los maravillosos probióticos de Juan Miguel y al buen asesoramiento, la lactancia se instauró y pudimos disfrutar de ella. Tanto, que así llevamos 3 años y 6 meses.

Este año el lema es: Lactancia Materna, clave para el desarrollo sostenible.

lm

Y es que desde la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) defienden que la lactancia materna es el alimento más ecológico, económico y equitativo que existe. De hecho contribuye a alcanzar los Objetivos establecidos por la ONU para un desarrollo sostenible:

  1. Lucha contra la pobreza: es el método de alimentación más natural y de bajo coste.
  2. Cero hambre y desnutrición: La lactancia materna exclusiva y continuada por dos años o más, proporciona nutrientes de alta calidad y una adecuada energía. Puede ayudar a prevenir el hambre, la desnutrición y la obesidad. La lactancia materna también significa seguridad alimentaria para la niñez.
  3. Buena salud y bienestar: La lactancia materna mejora significativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de lactantes, niñas y niños. También contribuye a mejorar la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo.
  4. Educación: contribuye a un adecuado desarrollo cognitivo y mental de modo que ayuda al aprendizaje.
  5. Equidad de género: La lactancia materna devuelve a las mujeres el poder de proveer alimento por sí mismas a sus hijos e hijas, asumiendo el control sobre el proceso y disfrutando de él. Además la lactancia materna asegura un inicio vital igual para niños y niñas.
  6. Consumo y producción responsables: La lactancia materna es una fuente de nutrición y sustento sostenible, saludable, viable, no contaminante y no depredadora de recursos. La lactancia materna es ecológica, a diferencia de la alimentación con fórmula. La producción de fórmulas implica producción lechera que ejerce presión sobre los recursos naturales y contribuye a emisiones de carbono y al cambio climático.
  7. Agua potable y saneamiento: La leche materna asegura una fuente de hidratación en condiciones higiénico sanitarias perfectas y no requiere de una fuente de agua potable como sí ocurre con la lactancia artificial.
  8. Crecimiento económico, empleo, industria e infraestructura: las mujeres lactantes que reciben de las empresas y empleadores políticas adecuadas de compatibilidad de lactancia, vida familiar y trabajo están más vinculadas a su puesto y son más productivas. Los espacios e infraestructuras de las ciudades y trabajos también deben adaptarse a las necesidades de las madres lactantes.
  9. Reducción de desigualdades: La lactancia debe ser promovida, protegida y apoyada para todas las mujeres, especialmente aquellas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad socioeconómica.
  10. Ciudades y comunidades sostenibles: en un mundo cada vez más urbanizado y menos humanizado es necesario que madres y lactantes sean bienvenidos en todos los espacios públicos.
  11. Acción contra el cambio climático: La lactancia materna salvaguardia la salud y nutrición infantil en tiempos de adversidad y desastres relacionados con el cambio climático debido al calentamiento global.
  12. Paz y Justicia: La lactancia materna está consagrada en muchos marcos y convenciones de derechos humanos. Se necesitan leyes y políticas nacionales para proteger y apoyar a las madres y lactantes, y para garantizar el respeto de sus derechos.

*(Fuente: El Parto Es Nuestro)

El domingo estuve celebrando la Fiesta de la Lactancia 2016 en Granada junto a las activistas de Mamilactancia Grupo de apoyo a la lactancia materna. Ofrecí un concierto para familias en el parque Federico García Lorca junto a otras actividades y el momento de cantar “Amor de Leche” mientras se llevó a cabo la tetada pública fue algo mágico. Aquí os dejo un vídeo-resumen de lo que se vivió esa mañana en Granada.

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Mamá, escucha rock duro de vez en cuando y verás cómo relaja

Muy buenas, mujeres:

Hoy traigo al blog música, aunque quizás no el tipo de música que os imagináis. La maternidad es (para mí) un aprendizaje constante en el que se mete la pata a menudo y en el que es importante no sumergirse en la culpa o la perfección, porque, hay un dato en el que quizás pensamos poco las madres y es: SOMOS HUMANAS.

Por favor, repitámonos este mantra cada día, hagámonos ese favor.

Perdemos la paciencia, nos derrumbamos, flaqueamos, dudamos, nos enredamos, cambiamos de opinión, nos supera muchas veces la situación… y es que no nacemos siendo madres, sino que vivimos la maternidad día a día y la vida no es un camino recto, lineal y cuadriculado sino que baila en ciclos cambiantes y es bueno tenerlo en cuenta para mantenernos en equilibrio.

Para esos días en los que sientes que no puedes más, que te tirarías por el balcón, que necesitas tu espacio… TÓMATELO. Sí, conozco la sensación de vértigo que de pronto habéis experimentado algunas al leer la frase anterior. ¡¿Yo?! Yo no puedo, cómo voy a separarme de mi hijx, yo soy la adulta, yo puedo con esto y más, no voy a hacerle esto a mi criatura…. ¡para el carro, amiga! Deja de juzgarte injustamente. No vas a abandonar a tu criatura, te vas a tomar un rato para ti, porque te lo mereces y lo necesitas. Y sobre todo, no te culpes por ello.

No te voy a proponer que te vayas a un Spa, o que salgas a cenar con tu marido. Mucho menos que te vayas sola al hipermercado a hacer la compra (Puag!). Si alguna de estas opciones es la tuya, adelante, solo tú sabes lo que necesitas.

Mi propuesta es la siguiente:

  1. Agarra las llaves del coche
  2. Baja al parking
  3. Arranca el motor
  4. Y pégate las vueltas que necesites al volante con la música “a todo rabo”.

Canta hasta desgallitarte. Si alguien se da cuenta y flipa, es problema suyo, no tuyo. Tú tienes un objetivo, una misión y es: descargar adrenalina. Mucha. Muchísima. Mucha, mucha, mucha.

El tipo de música que elijas para este momento es crucial. No vale Bell & Sebastian o Cat Stevens. ¡Ni se te ocurra poner mi disco Theta! No vale.

via GIPHY

Lo que necesitas es rock duro del tipo Rage Against the Machine, System of a Down, Extremoduro, Metallica, ACDC, Perro, The Joy Formidable…

Aquí te dejo tres de mis favoritos que siempre me funcionan. ¡Grita muy fuerte! Y luego me cuentas qué tal. Abrazos cordiales virtuales.

SYSTEM OF A DOWN – Chop Suey! (Toxicity)

 

PERRO – Falso techo (Estudias Navajas)

 

THE JOY FORMIDABLE - This Ladder Is Ours (Wolf’s Law)

Si te ha gustado, ¡Comparte!

¡Ya estoy de vuelta!

Por fin vuelvo de las profundidades para darle de nuevo vida al blog y contaros novedades. Este ha sido un verano muy desconectado y ahora empiezo a poner de nuevo piezas en su sitio y a rearmar el proyecto. Un verano en el que me he permitido volver a componer, me ha dado tiempo a conectar conmigo y mirar hacia dentro…

Os cuento que ya hay fecha para el primer concierto de la temporada, será el próximo 2 de octubre en Granada. Dentro de la Semana Mundial de la Lactancia Materna y organiza la asociación Mamilactancia. Va a ser un concierto al aire libre muy especial y gratuito, así que espero veros a muchxs por ahí. Os contaré más detalles sobre el lugar exacto y horarios en breve. Me hace especial ilusión tocar y cantar a las madres granadinas, que lo sepáis.

Por otro lado, os anuncio que para finales de 2017 habrá nuevo disco de Cantando A Mamá. Un disco igual de profundo y honesto como el primero pero con un matiz más maduro y realista, en el que se plasmarán, además de las luces, las sombras de la maternidad. Esto con calma os iré contando a lo largo del año e iré adelantando temas y compartiendo el proceso de creación con todxs vosotrxs.

También quiero rescatar una iniciativa que me propuse y al final no cuajó la temporada pasada y que trata de recordar y compartir una canción del disco Theta cada mes del año, hasta junio de 2017. Los primeros domingos vibrarán en frecuencia theta para acompañaros en el viaje de ser madre.

Así que con esta iniciativa #1mes1canciónTheta comenzamos hoy:

El mes de septiembre es el mes de las despedidas, por lo menos de las despedidas en la puerta de la escuela de nuestros hijos e hijas. Un periodo de adaptación muchas de las veces insuficiente en tiempos y formas para ambas partes, pero sobre todo para las criaturas que sólo sienten emociones puras sin filtro racional. Por eso compuse “Canción de Despedida” al incorporar a mi hija a la escuela infantil con apenas año y medio. Fue nuestro ritual de despedida, cada mañana al separarnos cantábamos la canción, para que su mundo fuera previsible, para que no dudara en que mamá siempre volvería y para dejar en su memoria un rastro de amor que le acompañara durante la jornada. A nosotras nos ayudó mucho y me consta que a muchas familias también les facilitó la adaptación. Aquí os la dejo, para quienes no la conozcáis, y espero que os sirva como recurso este granito de arena…

CANCIÓN DE DESPEDIDA

Yo te miro, tú me miras. Un abrazo fuerte.
Aunque estemos separadas yo te quiero siempre.
Todos mis besitos yo los dejo en tus mofletes,
guárdalos contigo para que te den suerte,
los quiero de vuelta cuando vuelva a recogerte.

¡Adiós, mi vida!

 

Si te ha gustado, ¡Comparte!

Puerperio en La Mayor. – Porque la maternidad es intensa cada día

Últimamente he empezado a componer de nuevo. Llevaba mucho tiempo sin coger la guitarra y dejarme llevar y sin embargo de un tiempo a esta parte algo ha cambiado. Mi cuerpo me pide soltar, me pide expresar otra parte de la maternidad menos dulce y más amarga. Quizás es ahora cuando me permito transitar esa parte oscura que en otro momento me hubiera hundido hasta el fondo de mis sombras… Es ahora con esa etapa superada cuando necesito cerrar el círculo y hacerlo girar hasta convertirlo en canción.

Theta recogía las luces de la maternidad, la parte amable y preciosa y en su defecto la fortaleza y la esperanza…

Este nuevo disco que empieza a asomar la patita por debajo de la puerta desvela las sombras, la parte frágil, el miedo y las dudas de una servidora, que es una madre real con todo esto y mucho más.

Ayer fue un día más en mi día a día como madre, intenso como los demás en el devenir de emociones puras que lo cotidiano de mi pequeña familia esconde. Así que me dije ¿por qué no adelantas algo? ¿Por que no ofreces un regalo a las demás en este Día de la Madre, agotador y lleno de aprendizajes como los días anteriores y los venideros? Y luego me dije  ”hoy no. Mejor mañana, porque todos los días son nuestros si los hacemos nuestros y esta canción se escucha mejor si estamos de resaca (o eso creo yo. Ya me diréis)”

Pues aquí lo tenéis. Un regalo nacido de las entrañas, como surgió #Theta. Quizás desde un lado más oscuro, pero a la misma profundidad. Aconsejo escucharla con cascos porque ha quedado la edición muy bajita. Abrazos calentitos para todas.

Puerperio en La Mayor

 Y ¿quién me lo iba a decir? Seis días sin ducharme, sin salir y sin dormir.
Y hoy ya he vuelto a perder las llaves otra vez. ¡No me lo puedo creer!
A ti te necesito aquí. Un vaso de agua más, mi amor, si no voy a morir.

Es así.

¿Y cuántas veces me habré cambiado de camiseta ya hoy?
¿Y cuántas veces me habré cambiado de camiseta ya hoy?

No sé ni cómo caminar, ni como sostenerte criatura celestial.
Qué ser tan fuerte, tan capaz, al tiempo vulnerable, al rato maestra singular.

¿Quién soy yo? ¿Quién seré? ¿Quién sabrá si así de inepta quedaré?

¿Y cuántas veces soñé contigo? Mi sueño no era así
¿Y cuántas veces soñé contigo? Mi sueño no era así

Si te ha gustado, ¡Comparte!

¡Felices tres!

b876a0753132af6d7d2b66b7066a117b

Tres años

Lo escribo y no me lo creo. Al final sí va a ser cierto ese mantra que circula por la red ma/paternal “los días son largos, los años cortos”.

¿Cuándo han pasado tres años? Todavía siento temblar mis piernas aquella mañana de abril, la primera de muchas que por fin salió el sol tras las lluvias propias de primavera. Llegó un momento en que las contracciones apenas me dejaban sostenerme en pie y decidí tumbarme de lado en aquella cama, la misma en la que luego hemos compartido juegos y sueños tantas veces… Todavía recuerdo mi afán perdido por ponerme las lentillas y el vestido elegido para el parto, quería estar muy guapa para ti, y solo atisbé a “estar” sin más, eso sí, presente y consciente todo el tiempo. Fue un viaje brutal traerte al mundo, hija. Tenías mucha prisa, naciste intensamente y ahora lo entiendo porque tu intensidad te define. Esa fuerza y energía que asoma tras cada sonrisa tuya, cada carrera en el parque, cada canción inventada… eres fuego y saltas en chispas a menudo. estoy viendo ahora mismo, tres años atrás, la cara de felicidad de tu padre cuando le dije con ojos brillantes “estoy de parto”. La matrona llegó para confirmar tu prisa por conocer nuestro mundo y aún la oigo decirle “ayúdame con los protectores, esto va muy rápido”. En cuatro pujos estabas fuera y al quinto alumbré la placenta. Llevabas un antifaz de vérnix como las heroínas de cómic y fijaste tu mirada en mí con los ojos abiertos de par en par. ErAs tan preciosa… ErEs tan preciosa… que a veces dudo que seas real, que seas mi hija. Y sin embargo, cuando veo que es así, siento que el amor que siento desborda todas mis fronteras y me cala hasta los tobillos.

Tus primeros tres. Mis primeros tres a tu lado. ¿Cuándo han pasado? Me veo a mí misma tensada como un mástil, en la butaca del salón, aguantando una de las innumerables tomas que durante la mastitis creí que acabarían conmigo y con cualquier atisbo de cordura en casa. En esos momentos creí que no habría final, que el dolor se quedaría a vivir entre nosotras como un intruso sin permiso y sin embargo, el placer lleva instalado mucho más tiempo que esos sufridos 5 primeros meses.

No paras de repetir “soy muy mayor, mamá” y yo no paro de preguntarme “cuándo han pasado estos tres años”. Aún viviendo con consciencia cada paso, cada detalle, ha sido tan rápido, tanto…

Ayer estabas acurrucada bajo el portabebés mientras salía a comprar el pan y hoy te estás pegando unas carreras infinitas con tu patinete queriendo llegar la primera a la panadería. Ayer practicabas atinar en el agujero un trozo de zanahoria hervida y al lograrlo tu cuerpo daba un respingo extrañado ante los sabores nuevos y hoy inclinas a la perfección el plato para, con tu hábil mano izquierda, apurar cada fideo de sopa sin manchar nada. Ayer repetías la sílaba “MA” muchas veces y yo moría de amor y hoy construyes complejas frases y me haces preguntas mágicas que me hacen cuestionarme los principios de la realidad…

IMG_1869

Siento una pena inmensa de saber que no puedo retroceder en el tiempo y ya nunca volverás a ser ese bebé que llenaba de babas mi cara con cada beso y al mismo tiempo estoy disfrutando cada etapa y me maravillo cada día contigo, seguirte en tu crecimiento me hace feliz, descubrir tus gustos, tu carácter, cómo va cambiando tu expresión, tu comprensión, cómo te preguntas y te respondes, tus costumbres… Me encanta verte crecer, mi amor y disfruto imaginando a una adolescente pelirroja y a la mujer en la que te convertirás algún día.

En tu cumpleaños cada año, soy yo la que recibo un gran regalo: el regalo de haberte conocido y descubrir una mejor versión de ti misma, paso a paso, mes a mes, año a año… ¡Felices tres!

Si te ha gustado, ¡Comparte!