Semana Mundial de la Lactancia Materna 2016

Me encanta esta semana del año. La Semana Mundial de la Lactancia Materna es una manifestación tan reivindicativa de nuestro cuerpo de mujeres… Nada puede competir con este “súper poder” nuestro de fabricar leche. Así de simple, no hay alimento más idóneo para nuestras criaturas ni acción más anti sistema que dar la teta.

Sin embrago a mí me pilla esta semana en un momento de despedida de lactancia. Mi hija y yo estamos transitando un periodo de destete parcial en el que las tomas se reducen a día de hoy a un abrazo de leche nocturno, hasta coger el sueño y alguna que otra pequeña toma a media noche. Una lactancia que como muchxs sabéis por el blog y las canciones o porque habéis compartido esos momentos conmigo, que no siempre fue placentera. Tuvo dificultades en sus comienzos, dolor, frustración, angustia, lágrimas… pero poco a poco y gracias a mujeres sabias que me rodearon, a los maravillosos probióticos de Juan Miguel y al buen asesoramiento, la lactancia se instauró y pudimos disfrutar de ella. Tanto, que así llevamos 3 años y 6 meses.

Este año el lema es: Lactancia Materna, clave para el desarrollo sostenible.

lm

Y es que desde la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) defienden que la lactancia materna es el alimento más ecológico, económico y equitativo que existe. De hecho contribuye a alcanzar los Objetivos establecidos por la ONU para un desarrollo sostenible:

  1. Lucha contra la pobreza: es el método de alimentación más natural y de bajo coste.
  2. Cero hambre y desnutrición: La lactancia materna exclusiva y continuada por dos años o más, proporciona nutrientes de alta calidad y una adecuada energía. Puede ayudar a prevenir el hambre, la desnutrición y la obesidad. La lactancia materna también significa seguridad alimentaria para la niñez.
  3. Buena salud y bienestar: La lactancia materna mejora significativamente la salud, el desarrollo y la supervivencia de lactantes, niñas y niños. También contribuye a mejorar la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo.
  4. Educación: contribuye a un adecuado desarrollo cognitivo y mental de modo que ayuda al aprendizaje.
  5. Equidad de género: La lactancia materna devuelve a las mujeres el poder de proveer alimento por sí mismas a sus hijos e hijas, asumiendo el control sobre el proceso y disfrutando de él. Además la lactancia materna asegura un inicio vital igual para niños y niñas.
  6. Consumo y producción responsables: La lactancia materna es una fuente de nutrición y sustento sostenible, saludable, viable, no contaminante y no depredadora de recursos. La lactancia materna es ecológica, a diferencia de la alimentación con fórmula. La producción de fórmulas implica producción lechera que ejerce presión sobre los recursos naturales y contribuye a emisiones de carbono y al cambio climático.
  7. Agua potable y saneamiento: La leche materna asegura una fuente de hidratación en condiciones higiénico sanitarias perfectas y no requiere de una fuente de agua potable como sí ocurre con la lactancia artificial.
  8. Crecimiento económico, empleo, industria e infraestructura: las mujeres lactantes que reciben de las empresas y empleadores políticas adecuadas de compatibilidad de lactancia, vida familiar y trabajo están más vinculadas a su puesto y son más productivas. Los espacios e infraestructuras de las ciudades y trabajos también deben adaptarse a las necesidades de las madres lactantes.
  9. Reducción de desigualdades: La lactancia debe ser promovida, protegida y apoyada para todas las mujeres, especialmente aquellas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad socioeconómica.
  10. Ciudades y comunidades sostenibles: en un mundo cada vez más urbanizado y menos humanizado es necesario que madres y lactantes sean bienvenidos en todos los espacios públicos.
  11. Acción contra el cambio climático: La lactancia materna salvaguardia la salud y nutrición infantil en tiempos de adversidad y desastres relacionados con el cambio climático debido al calentamiento global.
  12. Paz y Justicia: La lactancia materna está consagrada en muchos marcos y convenciones de derechos humanos. Se necesitan leyes y políticas nacionales para proteger y apoyar a las madres y lactantes, y para garantizar el respeto de sus derechos.

*(Fuente: El Parto Es Nuestro)

El domingo estuve celebrando la Fiesta de la Lactancia 2016 en Granada junto a las activistas de Mamilactancia Grupo de apoyo a la lactancia materna. Ofrecí un concierto para familias en el parque Federico García Lorca junto a otras actividades y el momento de cantar “Amor de Leche” mientras se llevó a cabo la tetada pública fue algo mágico. Aquí os dejo un vídeo-resumen de lo que se vivió esa mañana en Granada.

Bautizo de leche

La lactancia materna a demanda tiene estas cosas, evoluciona según va creciendo el bebé y de pronto un día sorprendes a tu hija tomando teta en una postura imposible haciendo casi el pino-puente o mamando en la distancia con un “bautizo de leche”. Sí, habéis leído bien: mamando a distancia, y es que a Zoe le encanta que caiga en su boca un “chorrito” de leche.

nacimientovialacteags8

El nacimiento de la Vía Láctea, de Pedro Pablo Rubens
(Museo del Prado de Madrid)

Igual os parece raro o lo mismo por el contrario os veis identificadas. Mi hija a veces me pide “chorrito” en lugar de “tetita” y claro, no siempre se acierta en el agujero y acaba recibiendo un bautizo de leche por toda la cara con su consiguiente carcajada de la mano. Nos lo pasamos a lo grande con nuestros juegos de amor y leche, ahora que la lactancia está más que instaurada y que podemos expresar cada una nuestras preferencias y las dos las entendemos y respetamos. Antes llorábamos por las esquinas, una porque tenía hambre o quería consuelo y la otra porque se veía torpe y le asustaba el dolor de la mastitis. Ahora si yo no quiero darle pecho en un momento dado se lo digo y explico y cuando ella quiere tetita (o chorrito) me lo dice también. A veces se despide de la teta dandole un beso y un abrazo, a veces le da las buenas noches y la tapa con la camiseta… los juegos y la comunicación son infinitos y me encanta que así sea.

La lactancia prolongada tiene estas cosas y así las disfrutamos.

¿Os apetece compartir cosas divertidas sobre vuestras lactancias prolongadas?