Todos los días son #DíaDeLaMadre

Desde que nacen nuestrxs hijxs, todos los días son #DíaDeLaMadre. Algunos de esos días son eternos, duros, agotadores, dolorosos… parece que el tiempo está detenido en un limbo que roza lo irreal, que nunca acabará esta etapa y cualquier comentario del tipo “esto pasará” parece un consuelo vacío.

Pero pasa.

La realidad es que pasa y pasa mucho más rápido de lo que imaginas, porque un día echas la vista atrás, ves fotos de tu hija de bebé y piensas “¿cuándo se han ido estos cinco años?”.

Hoy quiero homenajear, no a las madres, que seguro tienen todas ya su día especial; sino al mágico misterio del tiempo de las madres, ese que pasa-y-no-pasa todo el rato, ese querer acelerar y al mismo tiempo luchar por detenerlo.

Hoy os regalo a vosotras, mujeres, otro adelanto de La Sal. Aquí está “Los días son largos, los años cortos”.

LOS DÍAS SON LARGOS, LOS AÑOS CORTOS

Los días pasan.
Las horas escuecen.
Las nubes inmóviles.
La tierra bajo mis pies me engulle.
Mirando ese reloj marcando en punto aquel dolor.
Los días eternos son,
Los años ¿quién se los llevó?
¡Devuélvemelos, por favor! Por favor.

Al menos déjame volver en sueños hasta ese momento de calor con mi bebé.
Amor-calor con mi bebé.

Lengua de trapo que solo entiendo yo.
No quiero olvidar jamás tus primeros intentos por hablar.
¡Me niego a olvidar!
Y ahora tú te vas diciendo “¡basta ya, mamá!”
Te estás distanciando y eso está muy bien,
Pero yo necesito que el tiempo pare de correr.
¡Deténgase el mundo ante mis pies!

Al menos déjame volver en sueños hasta ese momento de calor con mi bebé.
Amor-calor con mi bebé.

Puerperio en La Mayor. – Porque la maternidad es intensa cada día

Últimamente he empezado a componer de nuevo. Llevaba mucho tiempo sin coger la guitarra y dejarme llevar y sin embargo de un tiempo a esta parte algo ha cambiado. Mi cuerpo me pide soltar, me pide expresar otra parte de la maternidad menos dulce y más amarga. Quizás es ahora cuando me permito transitar esa parte oscura que en otro momento me hubiera hundido hasta el fondo de mis sombras… Es ahora con esa etapa superada cuando necesito cerrar el círculo y hacerlo girar hasta convertirlo en canción.

Theta recogía las luces de la maternidad, la parte amable y preciosa y en su defecto la fortaleza y la esperanza…

Este nuevo disco que empieza a asomar la patita por debajo de la puerta desvela las sombras, la parte frágil, el miedo y las dudas de una servidora, que es una madre real con todo esto y mucho más.

Ayer fue un día más en mi día a día como madre, intenso como los demás en el devenir de emociones puras que lo cotidiano de mi pequeña familia esconde. Así que me dije ¿por qué no adelantas algo? ¿Por que no ofreces un regalo a las demás en este Día de la Madre, agotador y lleno de aprendizajes como los días anteriores y los venideros? Y luego me dije  “hoy no. Mejor mañana, porque todos los días son nuestros si los hacemos nuestros y esta canción se escucha mejor si estamos de resaca (o eso creo yo. Ya me diréis)”

Pues aquí lo tenéis. Un regalo nacido de las entrañas, como surgió #Theta. Quizás desde un lado más oscuro, pero a la misma profundidad. Aconsejo escucharla con cascos porque ha quedado la edición muy bajita. Abrazos calentitos para todas.

Puerperio en La Mayor

 Y ¿quién me lo iba a decir? Seis días sin ducharme, sin salir y sin dormir.
Y hoy ya he vuelto a perder las llaves otra vez. ¡No me lo puedo creer!
A ti te necesito aquí. Un vaso de agua más, mi amor, si no voy a morir.

Es así.

¿Y cuántas veces me habré cambiado de camiseta ya hoy?
¿Y cuántas veces me habré cambiado de camiseta ya hoy?

No sé ni cómo caminar, ni como sostenerte criatura celestial.
Qué ser tan fuerte, tan capaz, al tiempo vulnerable, al rato maestra singular.

¿Quién soy yo? ¿Quién seré? ¿Quién sabrá si así de inepta quedaré?

¿Y cuántas veces soñé contigo? Mi sueño no era así
¿Y cuántas veces soñé contigo? Mi sueño no era así